inicio

biografia

libros

conferencias artículos radio y tv

irán

afganistán india

blog

fotos enlaces

 

Afganistán gastronomía

 

Mi hija, que estuvo pasando sus vacaciones en Lyon, Francia, cuando tenía diez años, en casa de nuestros amigos afganos, todavía recuerda el buenísimo olor a arroz siempre que cocinaban.

De este libro, publicado en francés, traduzco la receta de uno de mis platos favoritos.

Saveurs afghanes : La Cuisine du Gandhara (Ed. Broché) de Patrick Denaud y Beatrice Gitton

Ashak o raviolis de puerros

Es uno de los platos más célebres de Afganistán y uno de los más deliciosos.

  • 500 g. de harina

  • 1 huevo
  • 4 o 5 puerros (en Afganistán se usan una especie de puerros finos, gandana, también llamada ciboulette china, que no se encuentran  en nuestro país)
  • 400 g. de judías rojas
  • 500 g. de carne de buey picada
  • 1 yogurt
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla roja
  • tomates
  • sal, pimienta negra en polvo
  • 1 cucharadita de menta en polvo comino, páprika al gusto

Poner a remojo durante varias horas la judías rojas.

Preparar la pasta: Mezclar la harina con un poco de agua y la yema de un huevo. Dejarlo reposar en forma de bolas envueltas en un trapo húmedo, aproximadamente 1 hora.

Preparar los puerros: Cortarlos a rodajas finas. Añadir sal y pimienta, 1 cucharada de aceite, el comino y la páprika y mezclarlo.

Freir la carne con la cebolla cortada a trocitos, añadir los tomates y las judías rojas y dejarlo cocer a fuego lento.

Estirar la pasta sobre el mármol de la cocina para que quede bien fina y cortarla a redondeles con la ayuda de un vaso. Poner en el centro una cucharadita de puerros que tenemos reservados. Cerrar los raviolis humedeciendo los bordes y ponerlos en el congelador durante 10 minutos, así se endurecen un poco y no se abrirán. Espolvorearlos con harina y hacerlos cocer al vapor, 1/4 de hora aproximadamente.

Poner el yogur en un trapo y colgarlo para que elimine agua y se espese, chaka y después mezclarlo con ajo picado, sal y pimienta.

Se sirve poniendo la mitad del chaka sobre el plato, después se distribuyen los raviolis. Se cubre con la salsa de carne y las judías y se recubre con el resto del chaka.

Se sirve muy caliente.